Desde su formación en 2011 en Murcia, Perro han sido uno de los proyectos más especiales, únicos y personales de la música independiente en castellano. Dueños de un universo propio e inimitable, han sabido construir un imaginario creativo que los ha distinguido desde el principio, resultando a la vez divertidos, sarcásticos y carismáticos. Tras un periodo inicial de maquetas y conciertos locales, la banda consolidó su formación con dos baterías -una de las características fundamentales de su sonido-, guitarras sintetizadores y voces. Una auténtica batidora sónica en la que caben pop, kraut, rock, baile y hasta sonidos tropicales.

Una rara avis -en el mejor sentido del concepto- que empezó a brillar con aquel ya mítico ‘Tiene bacalao, tiene melodía’ (2013), disco de debut que presentaba los puntos cardinales de su propuesta y que, de inmediato, les situó en el mapa gracias a canciones como ‘La reina de Inglaterra’, ‘Marlotina’, ‘Paco Fiestas’ o ‘Gran ejemplo de juventud’. Unas letras ácidas, irónicas y llenas de referencias a la cultura popular se convirtieron en seña de identidad de la casa. El público no tardó en reaccionar con entusiasmo, permitiendo al grupo auparse con el oficioso título de revelación de la temporada.

‘Estudias, navajas’ (2015), la esperada continuación de la ópera prima del combo, consolidó y amplificó las virtudes que ya contenía su predecesor, ayudando a subrayar la originalidad de la propuesta y ensanchando su popular. Temas irresistibles como ‘Ediciones Reptiliano’, ‘OLRAIT’ o ‘Cuñao cuñao cuñao’ brillaban con luz propia. Imposible no rendirse a Perro. Su trayectoria siguió impoluta con ‘Trópico lumpen’ (2018), su tercer larga duración. Todavía más vanguardistas y experimentales que en trabajos anteriores, conseguían aunar post-punk y -el título ya era una pista- aires tropicales. Una mezcla fascinante que le seguía distinguiendo como banda singular y de alto calado creativo.

Tras una intensa gira de presentación, en verano de 2019 el cuarteto decidió tomarse un respiro para dedicarse a su vida personal y sus trabajos de día. Hasta en eso Perro han demostrado ser diferentes, desdramatizando lo que supone que un grupo se retire durante un tiempo y negándose a formar parte de lógicas que no tienen demasiado sentido para bandas que anteponen su genuino amor a la música a lo que dicta la industria musical, demasiadas veces obsesionadas con el éxito.

Tres años después, los murcianos volvieron a saltar a los escenarios, esta vez en el Canelaparty de 2022. Esa vuelta a la actividad de conciertos puntuales se confirma ahora con un disco titulado ‘¿Te acuerdas?’ que recupera la mejor versión de la formación. Grabado, producido y mezclado a medias entre la banda y Marco A. Velasco, quien ya produjo su primer álbum, en los estudios El Mirador de Alhama de Murcia (¿Dónde si no?), presenta su facilidad para la melodía, siempre bajo su potente y particular prisma sonoro, con estructuras oblicuas y letras inteligentes. Fascinantes y apasionantes a partes iguales en una suerte de regreso a los orígenes. Sabíamos que necesitábamos a Perro y escucharlos de nuevo supone un regalo inesperado del que estamos más que agradecidos. Temas como ‘Coches chungos, trompos guapos’, ‘Escucha pariente’ o ‘Me vas a perder’ van a pasar desde ya a la larga lista de himnos de grupo. Nos acordábamos, vaya que si nos acordábamos…